El calor


Desde el entrenamiento matutino del sábado pasado estoy preocupado con el tema del calor. Me imagino corriendo el día de la carrera por la avenida marítima con el sol pegándome en la cabeza tras 25 km, y me empiezan a dar sudores fríos.

Lo normal es que el 24 de Enero salga un día fresquito, pero aquí siempre hay posibilidades de que amanezca despejado y tengamos el sol haciéndonos compañía toda la mañana.

La verdad es que tal y como estaba el tiempo en el entrenamiento que comentaba, veo imposible acabar un maratón y sería una faena entrenar a este ritmo para que el día D te pase algo así.

Leyendo el libro "De la milla al maratón" he visto una explicación de los modos que el cuerpo tiene de expulsar el calor del cuerpo. Estos se pueden clasificar en radiación (hacia el medio ambiente), conducción (hacia la ropa), convección (corrientes de aire) y evaporación del sudor.

Cuando hace mucho calor, las tres primeras no sólo no funcionan, sino que pueden provocar que la temperatura corporal aumente, siendo la sudoración la única alternativa para refrescar el cuerpo.

Sin embargo, ese no es el peor de los casos, si al calor añadimos una alta humedad (cómo ha pasado durante estos últimos 10 días) la evaporación del sudor deja de ser efectiva ya que se retarda el proceso, aumentando las posibilidades de terminar deshidratado.

En el artículo se concluye afirmando que un corredor que suda mucho suele ser un corredor muy entrenado, ya que su sistema de refrigeración funciona de una manera muy eficaz. Esto puedo asegurarlo porque esta semana he sudado como nunca y como todos saben yo soy un corredor muy entrenado ;-)

Por suerte esta mañana el día ha salido un poco más fresco y he podido entrenar sin comerme el coco con estas paranoias premaratonianas. Cruzaré los dedos para que el 24 de Enero tengamos uno de esos días que tuvo Gebre en Berlín para batir el record mundial.

Comentarios

  1. Interesante lo que escribes sobre el calor; a mí lo que me mata, más que el calor, es la humedad; creo que también soy un corredor muy entrenado porque la verdad es que sudo mucho; de todas maneras los runners auténticos creo que podemos con todas las condiciones atmosféricas, aunque prefiero más frío y no tanto calor.

    ResponderEliminar
  2. Igual, te comento que prefiero una mañana fresca que a buen seguro me hará llegar a la línea de meta. Con calor la cosa cambia bastante, tendremos que esperar que ese día no esté fuerte. De todas formas pienso como Manuel, tenemos que ser combativos a cualquier condición atmósferica y superarla . En una maratón hay que superar varias dificultades y ésta será sólo una más.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buen post Manuel. A final de Enero por la carrera del año pasado, lo normal es que haga fresquillo, que es ideal para correr. El riesgo es que se meta la calima, eso sí sería asesino.
    A mí me preocupa más que los avituallamientos estén sobrados y que la organización esté a la altura.
    Vaya ritmos llevabas el sábado, a seguir así.

    ResponderEliminar
  4. Espero que de aqui a tres meses me sienta capaz de aguantar el calor, pero a día de hoy creo que sería mi cruz.

    En cuanto a lo rápido que iba el sábado, era la primera vez que hacía series cortas (1 mínuto) y la verdad es que es divertido dejarse llevar y correr rápido pero acabé bastante fundido, 15 series son muchas :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario