Distancia Vs. Tiempo


Uno de las aspectos en los que distintos planes de entrenamiento pueden diferir, es el cálculo de la distancia/tiempo que tenemos que rodar o mantener un determinado ritmo.

Mientras realizaba el plan orientado a correr el Maratón de Gran Canaria, me dí cuenta de que psicológicamente me costaba mucho realizar series en las que se pedía aguantar un tiempo determinado, en lugar de cubrir una distancia fija. Me venía el pensamiento de "para qué me voy a matar para bajar tiempo, si lo único que voy a lograr es tener que correr más distancia y terminar fundido".

En el caso de los periodos de calentamiento y enfriamiento me ocurría todo lo contrario, las indicaciones se daban por distancia y, con el objetivo de quitármelo rápido de encima y no alargar el entrenamiento, la tendencia era a llevar un ritmo más rápido que el necesario para completar de manera eficiente el objetivo de esta parte de la sesión de carrera.

Con el nuevo plan, las tornas se han invertido y todas las series se especifican por distancia y los periodos de rodaje suave que anteceden y suceden a los ritmos rápidos tienen un tiempo determinado de realización.

Esto hace que si en alguna de las series, sobre todo en las últimas, quiero ir más rápido, no me vengan pensamientos negativos a la cabeza y siento que si voy más ligero el sufrimiento acabará antes. Además, en los rodajes suaves sé que voy a estar un tiempo fijo, por lo que no me propongo ir más rápido para terminar antes,
pudiendo completar un buen calentamiento y vuelta a la calma.

Evidentemente esto me puede llevar a hacer series demasiado rápido, pero mi impresión mientras entreno es que tengo más posibilidades de adaptar el entrenamiento a las sensaciones que tenga en ese momento sin venirme abajo en medio de las series.

Supongo que esto es muy personal y depende de cómo funcionen los engranajes en la cabeza de cada uno, en mí caso me está resultando mucho más cómodo completar los entrenamientos, algo que sin duda es importante para afrontar motivado cada sesión.

La imagen que acompaña la entrada es cortesía de Donald Larsson.

Comentarios

  1. Yo hay una cosa que tengo clara: todos los planes funcionan porque mejoran tu capacidad física. Lo que pasa es que a cada persona le sienta mejor uno u otro y hay que ir probando. Lo que comentas es típico de las tiradas largas, cuando se dice "correr dos horas", un corredor lento puede hacer 21 kms en dos horas y uno rápido puede hacer 30km., con lo cual el rápido se está machacando el doble si siguen el mismo plan. El plan que estoy siguiendo cubre este aspecto con cosas como "correr dos horas o el 25% del kilometraje semanal, lo que sea menor". Un saludo, manuel.

    ResponderEliminar
  2. Interesante lo que cuentas, lo importante es que encuentres el que te viene bien a tí ya que cada corredor es distinto y está claro que un mismo plan no vendrá bien a todos. Hay que buscar el plannig que te vaya a medida y te proporcione los beneficios necesarios para alcanzar tu objetivo. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. A cada persona puede ir mejor de una forma o la otra, o segun el estado emocional-forma en la que se encuentre puede optar por una o por la otra.

    Por cierto una pregunta, la camiseta y dorsal de la media maraton, a los que son fuera de las Gran canarias, nos llegara por correo?

    ResponderEliminar
  4. Los dorsales se recogen el día antes, por correo creo que enviaban la camiseta de entrenamiento a aquellos que no vivieran en Gran Canaria.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo que cuentas demuestar que encontarr un entrenamiento adecuado es algo muy difícil. Exige tener un conocimiento previo de uno mismo y actualizarlo constantemente, para no estar ni por encima ni por debajo, sino en la justa medida.

    Es una buena noticia que encuentres tu ajuste correcto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada