viernes, 17 de febrero de 2017

Tentar la suerte o cerrar el círculo

22 de Febrero de 2015, entro en el estadio Olímpico de La Cartuja para terminar mi decimoprimer maratón. No soy capaz ni de correr la que se supone que debe ser la vuelta triunfal que corone la mañana. En ese momento empiezan mis dos añitos en el infierno maratoniano.

Dos años en los que he estado desconectado del blog y, por tanto, de muchos de los que me seguíais por aquí. Por las redes sociales algo he ido soltando pero este periodo ha sido más de entrenamientos solitarios que de acompañar multitudes agarrado a un dorsal y, sobre todo, más de hacer que de decir... aunque los resultados no acaben de llegar.

Voy a ver si consigo resumir en pocos párrafos mi escabrosa relación con el maratón en este tiempo.


Febrero de 2015 - Maratón de Sevilla

Un mes sin entrenar, el tendón de aquiles (muy) lesionado y mi cabezonería me llevan a sufrir como nunca para terminar un maratón. La primera vez que me presento sin armadura y herido, el resultado no podía ser otro. A pesar de que durante la primera media me resisto a rendirme, desde el kilómetro 24 camino a ratos cada vez más largos para entrar vencido en meta con unas "gloriosas" cuatro horas y diez minutos.

Resultado, seis meses de pelea sin tener la certeza de poder volver a correr un maratón.


Diciembre de 2015 - Maratón de Lanzarote

El oasis en el camino, al poco de notar mejoría en el aquiles, empiezo un simulacro de plan de maratón con el objetivo de ver a dónde puedo llegar. Nada de series, poco volumen, paradas al menor atisbo de recaída.

Contra todo pronóstico llego al día señalado, sin ritmo objetivo y bajo un calor brutal. Pago la falta de preparación en los últimos kilómetros pero entro en meta en 3:29, puesto 50, décimo de mi categoría. Una locura que invitaba a seguir buscando otras metas con mejores armas y objetivos más claros.




Junio de 2016 - San Fermín Maratón

El día de la marmota electoral que vivimos en este país hace pocos meses, provoca que se retrase una semana la carrera cuando ya mi preparación estaba a medias. Imposible viajar en esas fechas. Bueno, ya vendrá otro...


Agosto de 2016 - Helsinki Marathon

...y vino, y fue en Finlandia. Nunca fui tan fuerte a un maratón, quizás más rápido, pero nunca tan fuerte. Nunca llegué tan entero, sin molestias, sin dolores. Y nunca una previa fue tan desastrosa; retrasos en el viaje, pocas horas de sueño, mala alimentación...

El maratón no era ni mucho menos para hacer marca pero salgo a por todas pensando en usarlo como test para el maratón de San Sebastián para el que ya estoy inscrito. Todo bien, circuito duro pero lo voy dominando a buen ritmo, hasta que sin avisar, en el kilómetro 24, en apenas dos zancadas, contractura en el abductor y directo al hotel sin poder correr ni un paso. Mi primera retirada en un maratón, palo gordo.




Noviembre de 2016 - Maratón de San Sebastián

Dos meses prácticamente parado debido a la lesión en el abductor. Tengo que cancelar todo, otro que se va a la papelera, este sin empezar siquiera a prepararlo


Febrero de 2017 - Maratón de Sevilla

Volvemos al principio, a donde todo se torció. Más mayor, seguramente más lento, pero con un montón de experiencias que no llevaría en mi mochila si todo hubiera ido como esperaba.

A diferencia de la vez anterior no llego lesionado, he entrenado muy bien, el plan lo he calcado. A diferencia de Helsinki no llego tan sano, tan fuerte, el piramidal ha dado y sigue dando mucho la lata. No sé como responderá cuando lleve 3 horas y más de 30 kilómetros a un ritmo alto.

Sí, a un ritmo alto, porque no me voy a guardar nada, cada palo duele menos que el anterior, así que si toca otro habrá que asumirlo, aprender y seguir. No quiero verme en el avión pensando que he desperdiciado una oportunidad en un maratón en el que se puede volar.

Seguramente esté tentando a la suerte, no parece buena idea ir al mismo sitio y no guardarse nada, pero quizás sea el único modo de cerrar el círculo.

ACTUALIZACIÓN 21/02: Fue cerrar el círculo, a ver si me animo y lo explico un poco por aquí.






viernes, 11 de diciembre de 2015

Mañana... ¡¡MARATÓN!!

Pues sí, no sólo estoy vivo sino que incluso sigo corriendo. Mañana estaré en mi duodécimo maratón y será aquí al lado, en Lanzarote.



Sé que dije que iba a contar cositas de camino a ese maratón indeterminado que me propuse correr (o no correr) el pasado Agosto, pero definitivamente la vida ha vencido al blog. Tengo pocas ganas de leer sobre running y por tanto tampoco puedo pensar que a alguien pueda interesarle lo que yo escriba sobre el tema.

Estos últimos meses casi he desaparecido de las redes sociales, no ha sido algo premeditado pero tampoco completamente circunstancial. Lo cierto es que el recogimiento 2.0 es muy descansado.

Cuesta más cumplir con tus entrenamientos porque no hay decenas de vocecillas que te animan, te corrigen o te pican, pero al mismo tiempo te presionas menos y haces pocas burradas de cara a la galería.

A modo de resumen telegráfico de estos meses:

  • Nuevo plan. Me ha gustado, me lo he saltado muchas veces, sobre todo he dulcificado sesiones de series por falta de ganas o energías, pero me acompañará en el próximo reto. Si alguien está interesado en ver todo el plan lo tiene en mi perfil de Strava (entre el 17 de Agosto y el 11 de Diciembre).
  • Tendón de Aquiles. Me deja correr, ni es, ni será el que era. Tengo que asumirlo y adaptar entrenamientos y objetivos a esa realidad.
  • Plantillas. Después de muchos años usándolas, un día medio desesperado salí sin ellas y aquí estoy, a pocas horas de correr un maratón.
  • Back-to-back. Por razones laborales he tenido que concentrar varias veces los entrenamientos de carrera entre la noche del jueves y la del domingo, gracias a eso he perdido el miedo a la lesión cuando encadeno dos sesiones en días consecutivos. El fin de semana en el que hice 65km de carrera y 32km de bicicleta indoor en 72 horas me convencí de que iba a estar en Lanzarote.
  • Carreras. Una en todo el plan, el Medio Maratón de Tenerife, y la encajé en una tirada de 26 km controlando las pulsaciones a modo de entrenamiento. Quién me ha visto y quién me ve...
  • Ritmos. La mayoría de las veces he sabido de ellos al acabar el entrenamiento. Sólo he estado pendiente de las pulsaciones y una vez que las controlas ha sido una liberación. La mejora de ritmos a mismas pulsaciones ha sido sideral entre el principio y el fin del plan.


No será un maratón cualquiera, este no sabía si llegaría, 11 meses lesionado no son muchos pero el medio año en el que no sabía si volvería a sentir los 195 metros finales se hace duro.

Objetivos, pocos y discretos, el primero acabar sano y si es posible después de cruzar la meta. No me he preguntado por el tiempo que pensaba hacer durante toda la preparación, pero estas dos últimas semanas si me han dado una idea sobre cómo estoy.

He hecho una tirada de 32km a 5:10/km muy fresco y a bajas pulsaciones, eso no está muy lejos de cualquier otro maratón que haya corrido. Tanta bici me ha dejado las piernas más fuertes que nunca y sólo una gripe de estómago esta semana me tiene un poco intranquilo.

Lo que he perdido, o por lo menos no sé si conservo, es la capacidad de mantener un ritmo exigente durante mucho tiempo. Sé que si salgo a por el 3:40 lo haré sin dificultades, del mismo modo que si voy a por 3:25-3:30 posiblemente acabe con un hora más.

Esta película ya la conozco

No llevo plan de carrera, ni me he mirado el recorrido, pero todos saben que mis tácticas son poco conservadoras. Me imagino que será lo de siempre cuando corro en Canarias. Me pasaré un poco de entrada y a partir de mitad de carrera el sol me martirizará y acabaré sufriendo.

Mañana no tiene porque ser el día, a esta alturas ya sé que en el maratón hay pocas certezas, pero lo que sí tengo claro es que antes o después volveré a terminar un maratón. Sólo con eso ya he ganado antes de salir.

martes, 8 de septiembre de 2015

Cambio de hábitos

Casi ocho meses de lesión y puesta a punto dan para darle muchas vueltas a todo aquello que acostumbras a hacer cuando corres.


Realmente creo que las lesiones tuvieron más que ver con la interferencias de "las cosas que no son el correr", que con el entrenamiento objetivo que tenía pensado. Pero bueno, me apetecía probar cosas nuevas, sobre todo durante este año que ya quedará como un paréntesis competitivo en mi modestísimo historial.


Lo que está por venir

Pues de momento 16 semanas de entrenamiento maratoniano sin que haya nada planificado al final de ese periodo de tiempo.

El objetivo es ir pasando semanas y ver si mi tendón de Aquiles se comporta como en este último mes y medio. A la primera duda volveré a trotar sin rumbo, de por medio no hay ninguna inscripción, ni viaje, ni nada que me invite a forzar lo más mínimo.

Si todo va bien puede que haya maratón, o quizás no, depende de las ganas que tenga, de que queden plazas, que aparezca un viaje medianamente asequible... ya veremos.


El plan

Aquí empiezan los cambios. Después de unos años con el método FIRST me mudo a las "tres balas mágicas" para puretillas de Don Fink. Lo de puretillas lo digo porque inicialmente está dirigido a mayores de 40 años con articulaciones de cristal y tendones respondones.

Estoy a pocos días de la cuarentena, pero mi elección está más relacionada con verlo como una buena alternativa a lo que venía haciendo. Me va a obligar a conocerme un poco mejor haciendo cosas diferentes y, al mismo tiempo, pienso que es una buena metodología para no comprometer mi recuperación.

De entrada paso de entrenar por ritmos a hacerlo por pulsaciones, algo que siempre me ha parecido un poco imposible porque me cuesta controlarme y acabo dando más de lo que debo. Precisamente creo que uno de mis errores ha estado en no controlar mejor mis ritmos y competir demasiado conmigo mismo. Tras varias semanas probándome, ahora soy capaz de no mirar tiempos durante el entrenamiento. Ha sido una especie de compleja desintoxicación pero he logrado no desesperarme si no sé exactamente lo rápido (o más bien, lento) que voy.

Mantendré los tres días de carrera ya que he elegido su plan C (carrera y entrenamiento cruzado avanzado), pero aumentaré en un día las jornadas semanales de entrenamiento cruzado. Ahora serán tres, por lo que sólo habrá un día completo de descanso a la semana (las pesas procuraré hacerlas uno de los días de entrenamiento cruzado).

En los resúmenes semanales iré incluyendo detalles del plan porque sino esta entrada acabará siendo kilométrica y no es cuestión de cansarles desde el primer día.


Nuevo entrenamiento cruzado

De esto también daré más detalles pero hay una diferencia importante respecto a estas últimas temporadas. Aunque mantendré una sesión semanal en la elíptica, las otras dos las haré sobre una bicicleta indoor de reciente adquisición. Ahora mismo es la niña de la casa y me lo estoy pasando genial con ella, sufrir a veces es un placer :)
Por un lado quería que el entrenamiento fuera aún "más cruzado" y tuviera menos parecido con el movimiento de la carrera que la elíptica, por otro, en la elíptica me cuesta subir las pulsaciones hasta donde quiero, mientras que en la bici sólo tengo que ponerme a mover un número determinado de vatios para controlar el nivel de esfuerzo cardíaco con bastante precisión.


Días clave

Otro cambio, el entrenamiento que siempre he tomado como referencia para saber cómo me encuentro es la tirada larga de fin de semana. Sin embargo, ahora las protagonistas serán las sesiones de intervalos (series) de los martes y, sobre todo, los tramos a ritmo de maratón de los jueves.

La tirada pasa a ser un entrenamiento más tranquilo en el que el objetivo será rodar y hacer kilómetros sin acumular demasiado desgaste limitando la intensidad. Inicialmente esto es lo que más me ha costado, sobre todo porque aún me suben demasiado las pulsaciones al final de la tirada y acabo muy lento, pero poco a poco me voy acostumbrando a ver medias por kilómetro bastante más altas de lo que estoy acostumbrado al finalizar el entreno.

Se supone que a partir de los ritmos de cada sesión se puede extrapolar una marca potencial el día del maratón, si finalmente me veo en la salida de uno ya les contaré si la predicción es fiable.


Distancia Vs. Tiempo

Una de mis manías siempre ha sido entrenar por distancia, o lo que es lo mismo, saber que cuanto más rápido vaya antes terminaré el entrenamiento. Pues eso también se acabó.

Ahora no tendrá sentido ir más rápido de lo que debo porque la mayoría de los entrenamientos tendrán una duración prefijada. Otra manera de obligarme a mantener los ritmos que debo y no los que puedo.


El blog

Hábitos que cambian y otros que espero recuperar, en mi caso correr siempre ha estado relacionado con escribir y, evidentemente, no ha sido así este último año.

Lo cierto es que me ha venido bien, estos meses de "anonimato virtual" han hecho que entrene tranquilo, sin compromisos soltados en voz alta y totalmente centrado en el objetivo de recuperar el tendón. Además, no mantener el blog en épocas de mucha carga de trabajo me ha dado un poco de aire para soportar el día a día.

De todos modos, pasar mucho por aquí, lo habría convertido en un muro de lamentaciones. Hasta mediados de Julio no empecé a ver de verdad la luz y seis meses se hacen muy largos para mantener la compostura.

Por suerte, gracias a tanta inactividad, tengo muchas cosas que contar, así que espero poder publicar con regularidad y volver a hacerme un huequito en los feeds de los corredores populares. Creo que sería interesante escribir al menos una entrada sobre está travesía del desierto con el Aquiles malherido, además de nombrar esas carrerillas que han ido cayendo y de las que no hay constancia en el blog, entre ellas, un maratón.

De entrada, esta semana contaré mis primeros 20 días de plan (sí, ya estaba con ello a la "zorrúa"), los gadgets que he ido recopilando en estos meses de desesperación y consumismo, y algo habrá que decir sobre la carrera no competitiva del próximo domingo.

A ver si es verdad y nos seguimos viendo por aquí... empieza el "plan a ninguna parte".

viernes, 19 de junio de 2015

Regreso simulado y diferido en Madrid

Si este fin de semana se calma la sucesión de dramáticas desdichas que últimamente me persigue cuando salgo a correr, ha llegado la hora de que vuelva a ponerme un dorsal.




Será cuatro meses y un día después de aquel Maratón de Sevilla que aún tiene crónica pendiente, casi nada la condena.

La idea era redactar a principios de esta semana una entrada explicando la lesión, su evolución, como estoy... pero un gripazo y, sobre todo, un susto en el aquiles bueno que desactualizó todo lo que había pensado escribir, han hecho que lo deje en este breve resumen.

Desde hace unas semanas estoy haciendo ejercicio seis días a la semana, tres rodajes entre 6 y 12 kilómetros y tres sesiones de elíptica. Bueno, todas las semanas menos esta que, como buena semana precarrera, ha venido acompañada de algunas molestias.

Estoy mejor que hace unos meses pero no estoy curado en absoluto, es más, aún está lejos ese día. Corro lo que puedo, y me dejan, siempre supervisado por mi fisio.

El regreso será simulado porque realmente lo que iba (y voy) a hacer en Madrid era (es) un rodaje de 10km, pero la carrera sale cerca de mi hotel, tendré la carretera cortada y un montón de acompañantes garantizados.... había que aprovechar la ocasión de sentirme un poco runner (o como lo quieras llamar).



También es diferido porque llegaré con 8 o 9 minutos de retardo en relación a los que eran mis tiempos cuando podía competir. Por una parte no puedo ni debo forzar y, por otra, no estoy entrenando sino corriendo, que son cosas parecidas pero que en el fondo no tienen nada que ver.

La cita es en La Carrera de Madrid, un poco pasada de vueltas en cuanto a la mercadotecnia (flashmob y ridículo título en inglés "North vs South" incluidos) pero que me viene como anillo al dedo por distancia, horario y cercanía. El único inconveniente es que va a ser casi todo el tiempo cuesta abajo y la gente me va a pasar como si fueran Sputniks.




Pues esto es todo por ahora, parece tontería, pero después de 11 maratones, alguna ultra y un porrón de medias, 10K's, carreras de montaña y bolos de todo tipo, lo de este domingo es emocionante y supone un reto... la de vueltas que da la vida.

PD: Como canario voy con el equipo Sur, aunque un par de días después de inscribirme me di cuenta de que me gustaba más la camiseta del Norte :(


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...