Tentar la suerte o cerrar el círculo

22 de Febrero de 2015, entro en el estadio Olímpico de La Cartuja para terminar mi decimoprimer maratón. No soy capaz ni de correr la que se supone que debe ser la vuelta triunfal que corone la mañana. En ese momento empiezan mis dos añitos en el infierno maratoniano.

Dos años en los que he estado desconectado del blog y, por tanto, de muchos de los que me seguíais por aquí. Por las redes sociales algo he ido soltando pero este periodo ha sido más de entrenamientos solitarios que de acompañar multitudes agarrado a un dorsal y, sobre todo, más de hacer que de decir... aunque los resultados no acaben de llegar.

Voy a ver si consigo resumir en pocos párrafos mi escabrosa relación con el maratón en este tiempo.


Febrero de 2015 - Maratón de Sevilla

Un mes sin entrenar, el tendón de aquiles (muy) lesionado y mi cabezonería me llevan a sufrir como nunca para terminar un maratón. La primera vez que me presento sin armadura y herido, el resultado no podía ser otro. A pesar de que durante la primera media me resisto a rendirme, desde el kilómetro 24 camino a ratos cada vez más largos para entrar vencido en meta con unas "gloriosas" cuatro horas y diez minutos.

Resultado, seis meses de pelea sin tener la certeza de poder volver a correr un maratón.


Diciembre de 2015 - Maratón de Lanzarote

El oasis en el camino, al poco de notar mejoría en el aquiles, empiezo un simulacro de plan de maratón con el objetivo de ver a dónde puedo llegar. Nada de series, poco volumen, paradas al menor atisbo de recaída.

Contra todo pronóstico llego al día señalado, sin ritmo objetivo y bajo un calor brutal. Pago la falta de preparación en los últimos kilómetros pero entro en meta en 3:29, puesto 50, décimo de mi categoría. Una locura que invitaba a seguir buscando otras metas con mejores armas y objetivos más claros.




Junio de 2016 - San Fermín Maratón

El día de la marmota electoral que vivimos en este país hace pocos meses, provoca que se retrase una semana la carrera cuando ya mi preparación estaba a medias. Imposible viajar en esas fechas. Bueno, ya vendrá otro...


Agosto de 2016 - Helsinki Marathon

...y vino, y fue en Finlandia. Nunca fui tan fuerte a un maratón, quizás más rápido, pero nunca tan fuerte. Nunca llegué tan entero, sin molestias, sin dolores. Y nunca una previa fue tan desastrosa; retrasos en el viaje, pocas horas de sueño, mala alimentación...

El maratón no era ni mucho menos para hacer marca pero salgo a por todas pensando en usarlo como test para el maratón de San Sebastián para el que ya estoy inscrito. Todo bien, circuito duro pero lo voy dominando a buen ritmo, hasta que sin avisar, en el kilómetro 24, en apenas dos zancadas, contractura en el abductor y directo al hotel sin poder correr ni un paso. Mi primera retirada en un maratón, palo gordo.




Noviembre de 2016 - Maratón de San Sebastián

Dos meses prácticamente parado debido a la lesión en el abductor. Tengo que cancelar todo, otro que se va a la papelera, este sin empezar siquiera a prepararlo


Febrero de 2017 - Maratón de Sevilla

Volvemos al principio, a donde todo se torció. Más mayor, seguramente más lento, pero con un montón de experiencias que no llevaría en mi mochila si todo hubiera ido como esperaba.

A diferencia de la vez anterior no llego lesionado, he entrenado muy bien, el plan lo he calcado. A diferencia de Helsinki no llego tan sano, tan fuerte, el piramidal ha dado y sigue dando mucho la lata. No sé como responderá cuando lleve 3 horas y más de 30 kilómetros a un ritmo alto.

Sí, a un ritmo alto, porque no me voy a guardar nada, cada palo duele menos que el anterior, así que si toca otro habrá que asumirlo, aprender y seguir. No quiero verme en el avión pensando que he desperdiciado una oportunidad en un maratón en el que se puede volar.

Seguramente esté tentando a la suerte, no parece buena idea ir al mismo sitio y no guardarse nada, pero quizás sea el único modo de cerrar el círculo.

ACTUALIZACIÓN 21/02: Fue cerrar el círculo, a ver si me animo y lo explico un poco por aquí.






Comentarios

  1. Bonita entrada Manuel. Vaya camino escabroso. Me hace valorar mucho el mío. Haz lo que debas. Muy de agradecer también el destape frente al tapadismo reinante. Me alegraré contigo si lo logras. Y te consolaré si no.

    ResponderEliminar
  2. Welcome back my friend. ¡Vaya que has sufrido! Pero así nos pasa a los enamorados de este vicio maratoniano. De todo este viacrucis que nos narras, rescato y es admirable tu persistencia. ¡Muchas Felicidades!!!
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  3. Este año fallo yo en Sevilla después de 5 años seguidos, mi aquiles se quebró del todo. Suerte y justicia, te la mereces.

    ResponderEliminar
  4. Habrá que cerrar el círculo y en Sevilla es la mejor manera de hacerlo. Mucha fuerza y salud para el domingo.

    ResponderEliminar
  5. Con la ventaja de entrar tarde... Felicidades por ese 3:23:55 Se nota que el cuerpo esta vez si aguantó!!!!

    ResponderEliminar
  6. Aunque ya me se el resultado, espero tu crónica por aquí, así que ánimo y a darle al teclado, eh? ;-)

    P.D. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario